Transporta la Naturaleza y Relax a tu Espacio.


SERVICIOS     |     ACCESORIOS     |     PECES     |     NOVEDADES     |     PROMOS     |     CONTACTO     |     PEDIDOS
KITS/COMBOS COMPLETOS     |     MUEBLES     |     TRABAJOS REALIZADOS

FILTRACIÓN E IMPORTANCIA EN EL ACUARIO

 

El filtro es, quizá, el elemento más importante en el acuario en cuanto a función y fines se refiere; recicla constantemente el precioso líquido al pasarlo por sus diferentes medios filtrantes manteniendo, o mejorando, la calidad del agua; crea una corriente constante en el acuario que permite incrementar el intercambio gaseoso de las capas superiores del agua con el aire, al desplazarlas de arriba hacia abajo y viceversa y libra el agua de partículas tóxicas y en suspensión que afectan la salud de los peces y la estética del acuario. En cuanto a estas dos últimas cualidades hay que destacar, primero: que no siempre un agua cristalina es una agua de buena calidad; puede estar sobrecargada de residuos nitrogenados (ver más adelante FILTRACIÓN Y CICLO DEL NITRÓGENO) que afectan la salud de los peces, plantas y favorecen el desarrollo de algas y, segundo , que en los filtros internos (que expulsan burbujas y agua filtrada por debajo de la superficie, dentro del acuario) la oxigenación no se realiza a través del intercambio gaseoso entre las burbujas y el agua, pues éste es mínimo, sino por el movimiento que las burbujas producen en el líquido, desplazando constantemente las capas superiores del agua (oxigenadas) hacia abajo y viceversa, originando el intercambio de gases entre el agua y el aire que acabamos de explicar anteriormente. El filtro es tan importante que, por ejemplo, para tener un acuario marino, tendremos casi obligatoriamente que colocar un filtro llamado seco-húmedo el cual, por sus características, permitirá que se desarrolle la vida en este tipo de acuario. Según esto, las tres funciones principales de un filtro son:

1.-Filtración del agua.

2.-Aireación u oxigenación del agua.

3.-Mantenimiento o mejoría de la calidad del agua.

Más adelante veremos que hay filtros que realizan otras funciones adicionales, pero las anteriores son las más importantes. Ahora explicaré, de una forma más detallada, cómo realiza un filtro estos trabajos:

1. - FILTRACIÓN DEL AGUA: En sentido generalizado en biología y química, filtrar un líquido es pasarlo a través de una membrana semipermeable para retener las partículas sólidas en suspensión que éste pueda llevar; ésta definición, para nuestro caso, nos permite deducir que una de las funciones del filtro es retener partículas sólidas suspendidas en el agua al pasarla a través de un medio filtrante determinado(los más comunes: algodón sintético, perlón o esponja) realizando así una FILTRACIÓN MECANICA DEL AGUA.

Pero éste tipo de filtración no es suficiente para mantener una calidad correcta del agua, pues, como veremos más adelante, en ella también se encuentran sustancias no visibles que se acumulan como resultado de la degradación de los detritus animales, vegetales, restos de comida no ingeridos, etc. llamados residuos nitrogenados (productos del ciclo del nitrógeno) que pasan a deteriorar la calidad del líquido y, por ende, la salud de nuestros peces. La eliminación de estos residuos corre a cargo de la FILTRACIÓN BIOLÓGICA DEL AGUA de la cual se encarga la población bacteriana del acuario que habita, principalmente, en los medios filtrantes (esponja, algodón, biobolas, cerámicas, etc.) del dispositivo de filtración y en el sustrato del fondo; éstas bacterias llegan de forma natural al acuario a través del agua o al introducir la grava o arena y son las que eliminan los residuos nitrogenados que perjudican a los peces; son, por lo tanto, bacterias "benéficas", necesarias para el funcionamiento del acuario; ( este concepto nos permite deducir que no solo hay bacterias "patógenas", que pueden causar enfermedad, sino también bacterias "benéficas" que pertenecen a la "flora normal" de un individuo o comunidad, cuya función es mantener un adecuado funcionamiento del medio a través de mecanismos de eliminación de residuos o defensa contra bacterias patógenas). El último tipo de filtración es la FILTRACIÓN QUÍMICA DEL AGUA, que consiste en eliminar del líquido sustancias como metales pesados(p.ej. plomo), cloro y cloraminas que llegan al agua por contaminación humana o, como las dos últimas, son agregadas en las plantas de tratamiento para hacerla potable. La eliminación se realiza a través de medios filtrantes (carbón activado) que las retienen por adsorción (retención de un líquido o un gas en la superficie de un cuerpo sólido, debido a la atracción que existe entre las moléculas adsorbidas y el sólido o adsorbente). Algunas de éstas sustancias son agregadas por el hombre para permitir que el agua sea apta para el consumo humano, pero no por ello apta para nuestros peces, quienes pueden sufrir intoxicaciones o irritaciones si no eliminamos estos compuestos del agua.

2. - AIREACIÓN U OXIGENACIÓN DEL AGUA: Como explicamos al principio de éste artículo, ésta función la realiza el filtro al mover las capas de agua superiores e inferiores del acuario, manteniendo siempre una porción nueva de agua en contacto con el aire para que se oxigene, y a la vez se desprenda de ella el gas carbónico (CO2), debido a la agitación constante del líquido.

3. - MANTENER O MEJORAR LA CALIDAD DEL AGUA: Esta importantísima función es el resultado de la filtración mecánica, química y biológica que ocurren en el filtro cuando el agua pasa a través de los diferentes medios filtrantes; en ellos se retienen las partículas sólidas en suspensión (lo cual aclara el agua), se degradan biológicamente los residuos nitrogenados (por acción de las bacterias benéficas ) a productos menos tóxicos o nutritivos para las plantas y se eliminan los materiales tóxicos y metales pesados a través de la filtración química que realizan sustancias como el carbón activo. Por lo tanto, el agua que sale por la caída o el tubo de burbujas del filtro es un agua depurada en forma mecánica, química y biológica que mantiene o ha mejorado su calidad con respecto al agua que entró en el filtro.

CÓMO DETERMINAR LA CAPACIDAD DEL FILTRO: Tal vez usted piense que, al escoger un filtro, puede inclinarse por cualquier modelo existente en el mercado, independientemente de su tamaño o modelo, sin afectar a los habitantes del acuario. De ninguna manera es así; al comprar un filtro debe tener en cuenta que su capacidad debe ir acorde con el tamaño y cantidad de animales y población vegetal del acuario. Casi todos los filtros traen en su empaque o manual de instrucciones la especificación de los litros o galones que pueden "mover" (reciclar, pasar por el medio filtrante) por hora; como norma general, el filtro debe ser capaz de mover la mitad o la totalidad del agua del acuario en el menor tiempo posible (1 hora) o, mucho mejor aún, mover el doble de la totalidad del agua del acuario en ese tiempo; el sistema de filtración debe mover mayor cantidad de agua entre mayor sea la población y tamaño de los peces en el acuario; si usted posee un acuario con muchos peces(que producen muchas excretas) o, un acuario con pocos peces pero estos son muy grandes (como lo serán sus excretas), el filtro debería tener una alta capacidad de movimiento o reciclaje del agua para realizar las tres funciones anteriormente descritas ( biológica, mecánica y química) en el menor tiempo posible y así mantener la correcta calidad del agua. Si, por el contrario, el acuario es grande, los peces son pocos o son pequeños, y hay una gran población de plantas sanas el filtro puede ser un poco menos potente pues el volumen de excretas será menor y habrá más plantas que aprovecharán como nutriente los residuos nitrogenados, producto de la excreción de los peces. Recuerde entonces: Muchos peces o peces grandes con pocas plantas o plantas débiles = filtro grande. Pocos peces o peces pequeños con muchas plantas sanas = filtro pequeño. Claro está, que en este caso no haremos mal si colocamos un filtro de gran capacidad. Algunos acuaristas se atreven a recomendar en éste último caso no utilizar un filtro sino mantener la calidad del agua con cambios parciales de ésta, dejando que la abundante población vegetal se encargue de sostener el equilibrio del medio en el acuario.(Yo, claro está, no soy uno de ellos). El tipo de alimentación y la frecuencia con que usted provee alimento a sus peces debe ser otro de los puntos a tener en cuenta al escoger un filtro; los alimentos secos(preparados por casas comerciales de prestigio como Tetra, Wardleys, o Sera) pueden, hasta cierto punto, corromper más lentamente el agua del acuario si no son total o inmediatamente ingeridos. Por el contrario, alimentos de origen animal(tubifex, lombrices de tierra, gusanos grindall, etc.), papillas caseras(preparadas con carnes, vegetales, huevos, etc.) o vísceras animales (corazón e hígado de vaca o pollo) que no son ingeridos rápidamente o escapan del alcance de los peces pueden alterar rápidamente la calidad del agua, por lo que, en estos casos, se necesitará de un filtro más potente para reciclar el agua. Tenga cuidado! Con esto no estoy recomendando, o dando a entender, que con un filtro potente se van a evitar todos los problemas de contaminación del agua del acuario sin importar cómo alimente a sus peces o cada cuanto cambie parcialmente el agua; de ninguna manera: el filtro no es la panacea para mantener el agua en buenas condiciones. Lo que realmente mantiene la calidad de ésta son los constantes cambios parciales de líquido que se realicen en el acuario. Cambios parciales frecuentes del agua, con agua de buena calidad, y un filtro potente se complementan de forma fantástica.

TIPOS DE FILTRO SEGÚN ACUARIO Y PECES: Por lo general, usted es libre de escoger el tipo de filtro que más la agrade(o el que le recomienden en la tienda de mascotas, que no siempre es el mejor). Hasta cierto punto no hay problema, puede hacerlo. Sin embargo, si usted es un acuarista paciente, analista, planificador que piensa en forma preventiva (cualidades que son difíciles y demoradas de adquirir) puede seguir alguno de los consejos que le doy a continuación para escoger concienzudamente su aparato de filtración: Si va a construir un acuario de plantas solamente(es decir, un acuario holandés o alemán) trate de NO colocar un "filtro de placas o de fondo "pues parece que afectan el desarrollo de las plantas, que en este caso son la atracción principal del acuario.

                   

En estos casos es mejor colocar un "filtro de grava", que es como "otro acuario fuera del acuario"(valga la redundancia) con varias capas de grava que realizan la función filtrante, o un "filtro externo de canasta" colocando, en ambos casos, el retorno de agua por debajo del nivel de ésta. Así se evita una gran agitación de la superficie, que eliminaría rápidamente el dióxido de carbono(importante nutriente para las plantas) del agua.

                     

Otra opción viable en este caso es colocar un "filtro externo eléctrico de cascada" procurando que el retorno o caída de agua quede sumergido en ella o, haciéndolo funcionar en su nivel de poder más bajo; se evita así la fuerte agitación de la superficie que eliminaría el dióxido de carbono del agua. En conclusión, en los acuarios de plantas exclusivamente, lo mejor es colocar un sistema de filtración que no agite mucho el agua o, mucho mejor aún, no colocar ningún sistema de filtración y dejar que el equilibrio del medio se mantenga de forma natural. También existen difusores de CO2 que, además de inyectar el gas en el agua, traen un filtro interno acoplado que realiza su función sin perturbar la superficie del agua.

Si desea instalar un sistema de filtración en un acuario de cría coloque uno de los llamados "filtros de esponja" que se encargan de realizar una filtración biológica del agua y de no crear un caudal o corriente que destruya un nido o afecte a las crías.

Si su idea es tener un acuario de pequeñas dimensiones, con unos cuantos pececillos, de algún género que exija pocos cuidados puede ser suficiente con instalar un "filtro interno de caja" que se coloca en una de las esquinas del acuario y funciona impulsado por una bomba de membrana.(Hago esta aclaración porque hay filtros internos que funcionan junto con cabezas de poder que aumentan de forma notoria su caudal y reciclaje de agua, por lo cual son usados para acuarios grandes que necesitan buena filtración y aireación: son lo llamados "filtros internos eléctricos").

                 

Para los aficionados a la acuariofilia marina son muy convenientes los "filtros seco-húmedos" que mantienen elevado el pH del agua al filtrarla a través de sucesivas capas de calcita. Esto es muy importante en acuarios marinos pues el agua debe tener abundantes minerales en solución que, gracias a su capacidad de neutralización, mantengan el pH en un valor constante.

                  

FILTRO Y CICLO DEL NITRÓGENO: Se llama así al proceso por medio del cual las sustancias tóxicas del agua(residuos nitrogenados, que contienen nitrógeno) son transformadas en residuos menos dañinos, incluso inocuos, asimilables por el medio y sus habitantes. Este proceso es llevado a cabo por las bacterias "benéficas" del acuario(presentes en el filtro y el sustrato de fondo) de la siguiente forma: Los residuos orgánicos del acuario(peces muertos, restos de plantas y caracoles, comida no ingerida, detritus de los peces) se descomponen hasta formar amoníaco(NH3), una sustancia muy tóxica, que se produce también como resultado del proceso respiratorio de los peces y se expulsa a través de las branquias del animal hacia el medio acuático. En forma natural, las aguas ácidas(que son las que prefieren la mayoría de los peces) se protegen contra éste asesino transformándolo en ión amonio, que casi no es tóxico. En las aguas alcalinas este proceso es reversible y el ión se transforma de nuevo en el mortal amoníaco. Las bacterias del género Nitrosomonas transforman al tóxico amoníaco y al ión amonio en nitritos(NO2) los cuales son menos tóxicos si se mantienen en cantidades controladas. Por acción de las bacterias del género Nitrobacter el nitrito es convertido en nitrato(NO3), que casi no es dañino y puede ser usado como fertilizante por las plantas(y por ello también por las algas, por lo cual hay que controlarlo con una alimentación cuidadosa y cambios parciales regulares de agua). De esta manera se inicia de nuevo el ciclo, pues las plantas que se nutrieron del nitrato mueren o sirven de alimento a los peces y caracoles, formando nuevos residuos nitrogenados que entrarán al ciclo una vez más. En condiciones normales este ciclo ocurre en 36 días, por lo tanto es muy fácil que nuestro acuario se sature de sustancias tóxicas en forma rápida, sobre todo si alimentamos a los peces sin cuidado o si posponemos demasiado los cambios parciales de agua. Esto es peor aún en las aguas alcalinas pues, si nuestro acuario es ácido, y llevamos mucho tiempo sin cambiar agua parcialmente, nos enfrentaremos al problema de la transformación del ión amonio(poco tóxico) en amoníaco al reponer agua vieja ácida por agua nueva alcalina que elevará el pH y producirá la temida transformación(En caso de que usted no tenga la precaución de hacer los cambios con agua de iguales características). El resultado será la muerte inmediata de los peces sin una explicación aparente(Síndrome del acuario nuevo). Por esta razón debe de tener en cuenta dos cosas:

Primero, siempre realice cambios parciales periódicos de agua (cada 5-7 o 15 días) con agua de las mismas características bioquímicas, es decir, igual pH, dureza y temperatura para evitar alteraciones en el ciclo del nitrógeno. Estas alteraciones pueden transformar de nuevo al ión amonio en el temido amoníaco. Segundo, cuando instale un acuario por primera vez, evite introducir peces en él hasta pasados unos 30 días. Recuerde que este es, más o menos, el tiempo que necesita el ciclo del nitrógeno para completarse cada vez. Esta norma puede obviarse si se introducen peces del género Poecilia como los guppies, mollies, platys, etc. que son capaces de soportar niveles más altos de nitritos que otros peces. De todas formas, alimente muy cuidadosamente a sus animales durante los primeros días en que ha instalado su nuevo acuario, evite la acumulación de restos de comida y detritus para que así haya menos sustrato para producir amoníaco, y realice cambios parciales frecuentes de agua para eliminar de forma mecánica los productos intermedios tóxicos(amoníaco y nitritos; nitratos en cantidades elevadas) del ciclo del nitrógeno. Esto le evitará muchos dolores de cabeza (y de bolsillo) por casos de supuesta "muerte súbita" de los peces. La segunda recomendación antes explicada puede obviarse si en su acuario nuevo instala un inóculo de bacterias benéficas que harán que el ciclo del nitrógeno se inicie enseguida, sin tener que esperar primero a que la población bacteriana alcance un nivel adecuado para empezar a funcionar. ¿Cómo hacerlo?: Muy fácil: Instale en su nuevo acuario un filtro que ya venga funcionando hace tiempo en otro acuario y que tenga una adecuada población bacteriana("filtro maduro") o, compre un preparado de bacterias que se venden comercialmente en las tiendas de mascotas; estos se agregan a los acuarios nuevos para acelerar el proceso de "maduración" de los filtros y hacer que el ciclo del nitrógeno se inicie más rápidamente.

MATERIALES FILTRANTES: Existen muchos tipos de materiales filtrantes, los cuales cumplen su función cabalmente si son correctamente utilizados. Por lo tanto, de su buen uso y adecuada renovación depende su buen resultado. Los principales materiales filtrantes utilizados en acuarística son los siguientes:

1.-Lana de perlón. Material parecido al algodón común, pero con textura plástica y disponible en distintos grosores y densidades. Se utiliza para la filtración mecánica del agua al retener partículas de diferente calibre. También, con el tiempo, actúa como sustrato para bacterias lo cual le confiere poder para realizar filtración biológica del agua. Se puede lavar con agua templada cuando ya se vea francamente sucio.

2.-Esponja. La esponja es un muy buen material filtrante, no tan antiguo como el perlón, pero de iguales o mejores características que éste ya que es un sustrato perfecto para las bacterias, es más cómodo de manejar que el perlón(más fácil de cortar, no se deshilacha) y es más durable. De igual forma, puede ser reutilizado infinidad de veces luego de ser aclarado con agua templada. Asegúrese de utilizar marcas reconocidas de esponjas para acuarios, o en su defecto marcas de otro tipo(p. ej, las utilizadas en tapicería) que no contengan residuos o resinas tóxicas para los peces. De todas formas recuerde que, a veces, lo barato sale caro.

3.-Gravilla. En estos casos, la gravilla actúa de igual forma que en el filtro de fondo o de placas, es decir, sirve como medio de filtración(reteniendo partículas) y sustrato para bacterias. En nuestro caso, nos referimos a la gravilla colocada dentro del filtro como material filtrante. La frecuencia con que debe ser lavada o renovada, depende de su aspecto y uso; si el acuario está muy habitado y se atasca frecuentemente el filtro, entonces aclárela con agua templada cada vez que esto suceda.

4.-Materiales de cerámica. Son conocidos popularmente como "macarrones", y su principal característica es servir como un excelente sustrato para las bacterias, efectuando así una importante filtración de tipo biológico. Esta capacidad para ser un buen soporte bacteriano se ve incrementada por sus características físicas, ya que, al ser irregulares, los macarrones tienen una mayor superficie sobre la cual se asientan los unicelulares. Por ello recuerde lo que hemos repetido varias veces: lávelos con agua templada para no acabar con las bacterias que en ellos se asientan.

5.-Carbón activo. Material conocido entre los acuaristas, pero su uso ha generado división de opiniones entre nosotros. El carbón cumple funciones diversas como son: filtrado mecánico, al retener partículas de diverso tamaño entre sí y dentro de sus microporos y filtración química, al adsorber sustancias disueltas en el agua; aquí es donde se genera la discusión pues algunos acuaristas consideran que por ello no debe ser utilizado en acuarios plantados, ya que retiene los minerales y oligoelementos necesarios para el buen desarrollo de las plantas acuáticas; también retiene hormonas y ácidos húmicos(liberados por los peces o por la turba)benéficos para todos los habitantes del acuario. Al adsorber ácidos orgánicos puede interferir, en algunos casos, con la acidificación artificial del agua(algunas marcas como Aquaclear proveen un carbón activo para ser usado en sus filtros que no altera el pH del agua). Por último, con el paso del tiempo, puede ser utilizado como substrato para bacterias, ejerciendo así una acción de filtrado biológico sobre el agua. Para evitar esta confusión que pudo haberse generado en usted luego de leer lo anterior(y al compararlo con lo que le han dicho sus amigos o en la tienda de mascotas) le propongo lo siguiente: Si tiene un acuario plantado y desea purificar el agua con carbón, realice un prefiltrado de ésta con ese material, colocándolo en un cartucho que filtre el agua antes de que ésta llegue al acuario. Así retendrá las sustancias tóxicas y metales pesados que llegan en el agua del grifo. Posteriormente adicione las sustancias con que acondiciona el agua(anticloro), y luego el abono líquido para las plantas. Otra opción consiste en colocar el carbón en su filtro por períodos cortos(días), adicionando luego fertilizantes líquidos, turba o cualquier otra sustancia que usted utilice.

6.- Turba. Material ampliamente conocido pero no siempre bien utilizado; Su principal función es acidificar ligeramente el agua y, en segunda instancia se le atribuye el poder de liberar sustancias benéficas para los peces y plantas(hormonas, azúcares, vitaminas, ácidos, proteínas y oligoelementos) que actúan también como alguicidas y bactericidas. Está constituida por fósiles recientes de musgos de género Sphagnum y otros; por lo tanto, al comprarla, debe asegurarse que sea la correcta(turba de Sphagnum o turba canadiense); absténgase de utilizar turba de jardín ya que, por lo general, viene complementada con sustancias neutralizantes(para mantenerla en un pH neutro) y a veces abonos u hormonas que serían perjudiciales para los peces. Debe ser utilizada, preferiblemente, en los filtros externos de canasta(mochila o balde) donde podremos acomodar la cantidad adecuada y suficiente en el último sustrato filtrante. Se prepara o acondiciona de la siguiente forma: Primero hay que tamizarla, para separar las partículas más grandes(útiles) de las pequeñas y del polvo. Esta turba tamizada se hidrata con agua blanda en un recipiente plástico durante 24 horas. Luego la escurrimos manualmente, observando el color del agua resultante; si es muy oscura, la herviremos hasta por 1 hora para eliminar el exceso de materiales orgánicos. La colamos, librándola de la mayor cantidad de agua posible y la comprimimos de nuevo, en forma manual, para acomodarla en la última capa o sustrato del filtro; esta colocación es de vital importancia para que cumpla su función pues así liberará sus componentes directo al agua sin que sean retenidos por algún medio filtrante posterior. Conviene, sin embargo, colocar después de ella una pequeña capa de perlón para retener posibles residuos macroscópicos que pueda liberar al poner el filtro en funcionamiento. Si un medio filtrante es mal utilizado(no esté en el sitio correcto en el filtro, está mal complementado con otro o es renovado incorrectamente) producirá una mala filtración. La colocación correcta del material filtrante mejorará su capacidad de funcionamiento; para ello debemos conocer el sentido en que circula el agua a través del filtro: la primera capa de filtración debe ser un material grueso, que retenga las partículas más grandes, para evitar que se obstruyan las siguientes; posteriormente se aconseja una capa de perlón o esponja para filtrar partículas más finas; enseguida se colocará(si es necesario) una capa de carbón activo que adsorberá sustancias tóxicas y luego una capa de turba si deseamos acidificar el agua. Si se utilizan resinas intercambiadoras de iones para ablandar el agua, deberán ir en último lugar. En el último sustrato se aconseja una nueva capa de perlón o lana filtrante, con el fin de retener sustancias que puedan desprenderse del carbón activado o de la turba, que terminarían por afectar la estética del acuario. Si alterásemos el orden de alguno de estos materiales, por ejemplo, colocar la turba antes del carbón activado, lograríamos que el último adsorbiera los ácidos húmicos y hormonas liberadas por la turba al pasar el agua a través del carbón, con lo cual no obtendríamos el efecto acidificante que buscamos al colocarla en el filtro. Un ejemplo clásico de mala colocación de materiales filtrantes es situar primero la lana de perlón fina y luego la esponja de grueso calibre, lo que produce atascamiento del filtro por retención de un exceso de sustancias en el perlón, que bloquea el paso de residuos de cualquier calibre y, al final, termina frenando el flujo de agua a través del filtro o, incluso, dándole una dirección retrógrada al líquido cayendo de nuevo, sin filtrar, en el acuario. También debemos considerar la adecuada renovación de los materiales filtrantes para que cumplan su función en forma correcta; el carbón activo tiene una vida promedio de 4 semanas, tiempo después del cual debe ser renovado o reactivado(calentándolo al horno), pues si no lo hacemos terminará de cumplir su función absortiva e incluso, según algunos acuaristas, liberará de nuevo las sustancias que había retenido. Las lanas de perlón, esponjas y tubos de cerámica(macarrones) deben ser lavados con agua templada hasta que queden claros, pues si los lavamos con agua muy fría o muy caliente destruiremos la población de bacterias benéficas que en ellas habita, con el consecuente daño para los habitantes del acuario al alterar el ciclo del nitrógeno. Con el tiempo(cuando estén muy desgastados o deformados de tanto uso) los repondremos por materiales nuevos.

 4. – CONCLUSIÓN: El filtro y los materiales filtrantes son imprescindibles para el correcto equilibrio y funcionamiento de un acuario; la adecuada utilización, mantenimiento y renovación de los últimos también juega un papel vital para que la calidad del agua se mantenga dentro de parámetros aceptables, que no afecten la salud de los habitantes del acuario. Recuerde que la calidad se mantiene, sobre todo, realizando cambios parciales de agua en forma frecuente, los cuales complementarán de manera importante la función del filtro.